This slideshow requires JavaScript.

Advertisements

Construyendo en la ciudad

Foto reportaje de la manera en la que en la ciudad de Querétaro se están realizando diferentes tipos de construcciones en las principales vías de acceso en la ciudad,generando inconvenientes para las personas que forzosamente tienen que trasladarse por las mismas.

Un toque de chocolate

La fabrica de chocolate se encuentra en el andador 5 de mayo del centro de Querétaro, donde podrás de gustar de una amplia variedad de bebidas, comidas producto del cacao.

MEZCLA DE CULTURAS

Por Adriana Carrillo

Visita la liga y disfruta de la mezcla de culturas en el Festival de Comunidades Extranjeras

María Eugenia Jaramillo Romero

Desde que la iglesia Católica nació, supo con perversión explotar y utilizar la imagen de Jesús en medio de un dolor inconmensurable (que paradójicamente encontraremos rodeado de majestuosidad y opulencia) para estimular la reacción paralizadora de la psique colectiva. Todos sin excepción ni distinción de credo, al verlas, sentimos miedo, ansiedad y por último: culpa, hace pensar que se debe sufrir a la par de que la vida avanza. La deuda es demasiado pesada, siempre está presente en las mentes, sólo se salda con el dolor y sacrificio propio.

En algún lugar de las redes sociales leí estas frases que embonan a la perfección:
“Si alguien necesita de la religión para ser bueno, entonces esa persona no es buena, es como un Perro amaestrado” Chagdud Tulku Rinpoche
“Si la gente es buena sólo porque temen al castigo y porque esperan una recompensa, entonces verdaderamente somos un grupo lastimoso.”
Albert Einstein

Graffiti vs Murales

Por Nancy Contreras

¿El graffiti es arte, una forma de expresión? ¿Los murales decoran la ciudad, transmiten un mensaje? Se presentan varias obras de artistas urbanos en calles de Querétaro.

Retratos de afinación y locura

Por Iván Valdés

Reportaje fotográfico dedicado a las bandas locales queretanas. A esos amigos y a la locura de hacer música en su más puro estado.

Un docente que rompe los esquemas: Enrique López Granados

María Eugenia Jaramillo Romero

En la primera clase de periodismo, mi profesor Israel Pérez nos hizo pensar y reflexionar:

¿Qué es lo que México necesita?

Parte de lo que expuse, es que a México le faltan entre muchas cosas, mucho producto de gallina. Pero sobre todo: personas que amen lo que hacen.

Y si alguien ama lo que hace, es Enrique López Granados.

_DSC0100

Un docente de 28 años, periodista y comunicólogo

“Amo de casa, mecánico cuando se puede o cuando se tiene que“

Llegó a Querétaro porque a sus padres les convenía económicamente para realizar su vida en familia.

 “Yo no me quería venir, porque tenía ganas de estudiar allá mi carrera profesional, pero llegue aquí, porque a mis padres les fue conveniente y además creo que querían separarme un poquito de la influencia que tenia de la familia de mi papá”

Y con influencia, se refería a la concepción de una educación y modos de pensar menos cerrada.

 “Digamos que tiene que ver con la religión y este rollo porque allá evidentemente la familia tiene una perspectiva mucho mas abierta. Mis padres no pretendían que yo siguiera esos pasos, sin embargo, árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza”

 Confiesa que al principio, llegar a Querétaro, fue complicado, ya que la edad en la que el cambio se dio, afectó demasiado, pero al final de cuentas, le ayudó a comprender una de las enseñanzas más importantes:

 “Yo vine aquí a respetar, a conocer un respeto que no conocía allá no porque no lo sea, sino porque son diferentes conceptos. Me costó mucho trabajo entender que aveces las cosas tienen que ser cuadradas para q

ue funcionen. Pero después fui adaptándome; me di cuenta que tenía que navegar contra corriente, sin perder mi estilo y mis ideas”

 De su padre cuenta:

 “Pues el señor Enrique López es un señor que se dedica desde hace mucho a la distribución y al mayoreo de papelería. Le gusta mucho su trabajo, lo hace muy bien. Él está tranquilo, orgulloso y yo también.

  Mientras que de su madre y hermano:

“Mi mamá fue secretaria en la universidad Cuauhtémoc y mi hermano es arquitecto, se parece a mi físicamente pero en la forma de ser es completamente opuesto a mi, él se educó completamente aquí, y casualmente, nunca nos llevamos bien, hasta recientemente que terminó su carrera, y me gusta, porque tenemos en común el “fut” le vamos al mismo equipo y hoy jugamos en uno juntos”.


181407_647447268603295_553151793_n

296827_4108393040330_1765007052_n

 

 Ante la pregunta qué personas, historias y libros tuvieron un gran impacto en su vida, Enrique respondió así:

 “En cuestión de historias, yo siempre fui muy sensible. En una ocasión, mi papá me regaló un perro al cual le llamamos no sé por qué: Jolín. Era una perro callejero, muy noble, el llegó a mi casa pequeño, yo también lo era; así que crecimos juntos. La verdad es que nos hicimos muy buenos amigos. Era un “compa”, porque para todos lados andábamos juntos, me cuidaba, me esperaba fuera de la escuela, entonces eso era muy, muy chido.

Pero un día pasó muy rápido un camión de pasajeros y le pasó por encima. Mi perro estaba muy mal. Yo vi el momento justo en que lo arrolló, porque mi papá gritó, mi hermano gritó. Eso fue muy triste. Eso me marcó mucho, porque me di cuenta, que yo era muy sensible.

Afortunadamente, el perro se recuperó a pesar de que el veterinario nos dijo que ya no iba a poder vivir, entonces lo llevamos a nuestra casa, a esperar a que se muriera y el maravilloso Jolín sobrevivió hasta el 16 de junio del 2006”

En cuestión de personas: 

“Mi abuela era una mujer que si yo la hubiera conocido de joven, yo si me la hubiera tratado de ligar, ella no estudió para nada; desde los 14 años, fue ama de casa. Siempre fue muy recta, sabia, respetuosa y además honesta.

Ella me ayudó a entender muchas cosas que no había que entender, que no había que preguntar. Creo que ella fue la persona más importante en mi vida, la persona que me abrió la capacidad de ver cosas que otros no ven. El hecho de entender lo que era la fe, por ejemplo”

¿Y qué es la fe?

La fe es un…

¿Qué te puedo decir de la fe? La fe es una disposición, que nosotros nos creamos por necesidad, comodidad, por no preocuparnos, pero no deja de ser disposición y ella me demostró que todo estaba en la mente. Puedo decir que fue mi primer maestra”

Ahora bien, un libro:

 Entre risas y una fiesta de recuerdos, sin titubeos dice:
  “Batallas en el desierto, fue el primer libro que leí. Carlitos se convirtió en una especie de ejemplo de lo que yo era.

Mi tercer o cuarto libro es Aura de Carlos Fuentes. Esa imagen que describe exactamente con sutileza que estaban teniendo relaciones sexuales, Carlos Fuentes, me generó demasiado impacto y risa”

 – Oiga, usted era muy precoz en su lectura ¿no?

– Pues es que eran precisamente regalos de mi abuela.

 “Estos dos textos que me ayudaron a ver que la vida era otra vaina, que no era nada más, agüita de limón, que había que probar un poquito de todo y pues así empieza este descubrimiento de todo niño, que es es explorar lo que piensas, lo que sientes, y lo que te hacen sentir los demás”

 ¿Qué es el amor?

Lo que llamamos amor, es algo que te pasa a cualquier edad, en cualquier circunstancia y no es una cosa que se deba prohibir, al contrario, es algo que se tiene que disfrutar, como tu lo decidas, si quieres a escondidas, si quieres como un secreto o abiertamente, pero tienes que vivirlo. El amor es para vivirlo, pero al menos para mi es una disposición, porque tu has decidido sentirlo.

 La carrera profesional

¿Por qué comunicación?

 “Me acuerdo que estaba “chavitito” y veía a Lalo Salazar dando las noticias antes de irme a la escuela, no sé, se me hacia un trabajo muy importante. Conforme fui creciendo, pues fui cambiando a otros modelos a seguir. Así que cuando llegue a la “prepa” y tenía que tomar la decisión, yo estaba segurísimo de lo que quería hacer. Entonces tenía la opción de irme al DF a hacer mi carrera.
Sin embargo, hice examen en la UAQ y quedé, pero me fui de viaje a Mazatlán, para festejar y
se descompuso la camionera en la que veníamos, así que no pude inscribirme. Dadas las circunstancias, decidí entrar a la Cuauhtémoc. Mi madre estaba trabajando allí y me ofrecían un 25 % de beca, lo tomé. Con el tiempo, mi beca fue subiendo, hasta que terminé becado al cien por ciento”

 ¿En que momento decidió ser docente?

(Mientras recuerda sonríe)

“Jamás me enseñaron a ser maestro; pero un día una muy buena maestra, Paty Sota ,esposa de Ernesto Ravelo me dió la oportunidad de suplirla en un par de clases. La verdad me sentía muy nervioso, sentía que la iba a cagar, porque todavía era estudiante, y les iba a dar clases a universitarios. Me metí al salón de clases y me dijeron:

-¿Oye tu no eres alumno de comunicación?

-Sí, pero hoy soy su maestro,

Fue muy curioso, a partir de ahí, estoy dando clases”

¿Y en el periodismo, cómo le fue?

El periodismo tiene cosas muy agrias. Con el tiempo aprendí que el éxito del pensamiento no está en los medios, porque están vendidos e inclinados a muchos intereses económicos.

 “Y una de las experiencias que más me marcaron, fue cuando a mi y a mi compañero, nos tocó ver a una pareja muy humilde, de cartolandia una colonia irregular de Querétaro, y estaban protestando porque les acababan de robar a su hijo. La señora todavía traía el gorrito de que había acabado de salir del hospital. Nadie los pelaba, entonces le dije a mi compañero:

 –Vamos a ver qué onda, vamos a darle seguimiento. 

 Los subimos al carro, platicamos con ellos, nos empezamos a mover, los llevamos a la procuraduría, porque desconocían el proceso. Esto fue a las 10 a.m. Para el otro día a la una de la tarde, ya habían recuperado a su bebé. Fue bien chido, porque mi nota ayudó a  esta familia a recuperar a su bebé.

Es fecha que me hablan en navidad, me agradecen y dan bendiciones y aunque yo no crea en esas bendiciones, pues son buena vibra y las acepto como tal. Hoy el niño ya está grandecito, me conoce, sus papás le han dicho quién soy y eso esta bien chido”

 Hoy Enrique es un hombre, que conjunta sus facetas de periodista y docente. 

“Me encanta ser periodista, lo que hago ahorita como periodista es investigación en el área de la educación. Pero a mi me encanta venir a  parlar con los chavos y decir una que otra tarugada, un choro y que los chavos aprendan algo de ese choro. Eso es bien chido, muy padre, me encanta y me fascina”

 ¿Como docente, qué es lo que más lo ha marcado?

 Yo llegué a este plantel, el 9 del COBAQ aquí en Santa Rosa Jauregui, formé mi primer taller de lectura y redacción. Entré a suplir a un maestro y me encontré con dos alumnas: Estefanía y Lola, que eran unas hijas de la fregada. Eran las típicas niñitas latosas, pero le echaban ganas a la escuela, son de San José Iturbide. Llegaron aquí con muchas ganas de estudiar. En la parla, después de regañarlas por no leer, me contaron que un profesor de la secundaría les había dicho que no tenían más futuro, que seguramente iban a casarse con un “guey” que se iba a ir al gabacho, las iba a llenar de hijos y ellas tendrían que esperar los dólares para subsistir. Yo no lo podía creer, les aventé un choro y en el cierre les dije una frase que no sé de dónde fregados la saqué: el mejor regalo que te pueden dar en la vida, es un libro”

Justo cuando dije esto, su voz comienza a quebrarse, sus ojos se llenan de lágrimas.

“Cuando terminó el semestre estas “escuinclas”,organizaron a todo el grupo

y me regalaron un libro y me pusieron en el libro:

 

 Una persona muy sabia,  dijo: el mejor regalo era un libro.

 155333_1580051193364_3424403_n

 

El día de la graduación Lola, me presentó como su papá; le dijo a sus tíos que venían de fuera él es como mi papá. Yo no supe que decir, es como es una vaina bien interesante, algo que no te da un cheque, pero te llena el corazón.

Hoy, Lola, no sólo es mi alumna, es mi amiga, la quiero un chingo y es una de las personas que me voy a llevar en mis últimos pensamientos de la vida. Definitivamente Lola y Fany me cambiaron en muchos sentidos y se los agradezco mucho”

382541_573405492710179_39809036_n

 El mensaje es, a final de cuentas, Enrique es como un vocero del sí se puede ¿Cierto?

Nunca lo había pensado así, pero creo que sí, me gusta.

 La frase que define a Enrique es:

Hasta la victoria, siempre.

Creo que Ernesto Guevara no era un filósofo ni mucho menos, pero decía muchas verdades. Yo no sigo otra filosofía, que no sea hasta la victoria, no importa que me tarde, trato de no ver las barreras sino el objetivo, o sea, no importa cuantas veces te caigas, es hasta la victoria, hasta ser libre.

 Este es Enrique, una persona que brinda esperanzas, que apoya, abre caminos, guía, enseña, que provoca con su historia, el comienzo de miles por contar, hasta ser libres pero sobre todo, hasta la victoria siempre.